Páginas

martes, 27 de julio de 2010

El señor búho.

[12:58 am]
Quiero llorar, quiero subir al balcón, tragarme las estrellas, quiero gritarle al cielo que deseo que me mate. Quiero gritar tan fuerte que puedas escucharme, escuchar que yo te amo. Quiero reventar tus tímpanos de gritarte que te odio, que sos un grandísimo hijo de puta. Que odié todas aquellas veces que acariciaste mi cabello, cuando pasabas tus manos por mi cara, las veces que tocaste mis labios, y las cosas que me susurraste al oído.

¿Por qué?, es que... maldíta sea, no encuentro una razón. ¿Es que acaso no puedo evitar que mis labios tiemblen y mis ojos ardan cada vez que me acuerdo de vos?, grandísimo maldito.

Se me caen los ojos a gotas cada vez que recuerdo tu forma de pronunciar mi nombre, tus abrazos, la forma en la que tomabas mi mano, la apretabas y tu cara se desesperaba porque tenías que hacer un esfuerzo sobrehumano para soltarla.

Maldita sea la ternura de tus ojos y tu voz cuando dijiste adiós.

(Malditas tus palabras)
[1:18 am]-------------------------------------------

2 comentarios:

Sora Mitsuko dijo...

Jejejeje hermoso!! Y eso si que sucede, varias -muchas- veces en la vida... más adelante vas aprendiendo a sobrellevarlo aunque creo que realmene nunca se logra entender porque suceden ese tipo de cosas con esa intensidad.
Bakano bakano me gustó =)

Shuia dijo...

¡Qué bueno!, ¡por fin me comprenden!
Bakano que te guste.