Páginas

domingo, 3 de enero de 2010

Puertas

Un día común y corriente estaba yo sentada en la mesa del comedor, muy pensativa, ni siquiera me percataba de mi respiración, cosa que casi siempre hago. Entonces abrí muy lentamente mi boca mientras tomaba aire y me atreví a preguntarle:

-Yo por qué aparento lo que no soy?
-Cómo así?-me respondió ella
-Es que casi todos mis amigos me dicen que antes de conocerme pensaban que yo era una persona aburrida... y que no lo soy... ¿por qué aparento ser aburrida?
-Mira-dijo ella-las personas son como puertas, y las puertas pueden estar completamente abiertas o completamente cerradas, como tambien entreabiertas-hizo una pausa, tomó un sorbo de agua-qué puerta te llama más la atención de las tres?-preguntó finalmente.
-la entreabierta...-respondí en voz baja.
-las puertas etreabiertas llaman la atención de gente curiosa.Una persona que es como una puerta entreabierta no muestra siempre lo que es... porque algo se ve...pero no completamente, sólo el que se atreva a asomarse descubre lo que realmente hay detrás de esa puerta.
-Veo...-respondí-y entonces quién es una puerta abierta?
-Sabes quién es un buen ejemplo de una puerta totalmente abierta?...(no diré el nombre)
-Por qué?-dije
-porque pone toda su bobera y pendejada afuera, así, la riega a la vista de todos, una persona así no tiene nada por descubrir y llama la atención de justamente gente poco o nada curiosa...
-Yo...soy una puerta...entreabierta?-pregunté.
-Sí, podría decirse que eres una puerta entreabierta...

2 comentarios:

Katenkos dijo...

Con la grandísima posibilidad de equivocarme, me atrevo a decir que eso se pareció a una conversación con Mariela.

Shuia dijo...

sólo yo sé si "ella" es o no Mariela, tenías una grandísima posibilidad de equivocarte.

Tal vez sí, tal vez no, ¿quién sabe?, tal vez "ella" sea un hombre, o tal vez no exista.